LA CUEVA DEL BARDO

“El Equipo A”: ¿qué narices he visto?

leave a comment »

Nuevo Equipo AHace unos meses, con objeto del estreno de su superlativa Avatar, Jim (o sea, James Cameron, que es que yo tengo mucha confianza con él) dijo que en el cine de acción actual los directores no son conscientes del tiempo que tardan el ojo y el cerebro humano en recibir una imagen y procesarla. Ya entonces supe que era cierto, pues, aunque hacía varios años que la había visto, todavía recordaba el mareo que me produjo Transformers. La adaptación al cine de esta clásica serie de televisión de los 80 viene a confirmar lo mismo.

¿De verdad para dar acción a una escena es necesario poner detrás de la cámara a un enfermo de Parkinson sobre un caballo salvaje de los rodeos americanos?

La verdad es que la película arranca bien: la presentación de Hannibal Smith me parece sublime, y la primera aventura en la que el cuarteto se conoce (a medias, pues Smith y Face ya se conocían de antes) es divertidísima. Además, tiene acción para dar y regalar, y se hace muy entretenida.

Pero cuando la película lleva 20 minutos a ese ritmo, empiezas a perder el hilo de las imágenes. Y después de media hora, directamente el cerebro dice ¡Basta!

Así constantemente, pues el film no es más que una sucesión exagerada de tiros, explosiones y persecuciones a toda velocidad sin un diálogo coherente que una una escena de acción con la siguiente. No pido mucho, hay bastantes directores capaces de hacerlo. J.J. Abrams me parece lo más del ritmo cinematográfico, pero incluso él mete alguna escena suave de vez en cuando para que las ideas se asienten.

Quizá es que los guionistas de este Equipo A: Año Uno no quieren que se asienten las ideas, porque entonces nos daríamos cuenta de que éstas son nulas. La (escasa) trama se centra alrededor de aquel famoso “crimen que no habían cometido”. Pero es que a los artífices de todo el asunto, a los malos malísimos, se les huele desde el momento que aparecen. Y el final es tan evidente y previsible como el de cualquier precuela.

Antiguo Equipo A

Además, en los efectos digitales, que era lo único en lo que una película así se podía lucir, también pinchan. Son horrorosos, tomando como mayor ejemplo la secuencia del tanque cayendo. Creo que no había visto unos efectos tan lamentables desde la serie original de Star Trek.

Lo único en lo que la cinta se puede salvar un poco es en su cuarteto protagonista, dirigidos por un sorprendentemente convincente Liam Neeson. Qué gran actor será siempre este irlandés, a pesar de lo mal que escoge últimamente los proyectos. Los cuatro son los únicos en la función que parecen tener ilusión, ganas y alegría por participar en el proyecto, y tratan de aportar a sus personajes un carisma una personalidad de la que sus guionistas a todas luces se olvidaron. En otras palabras, que aunque le ponen empeño, con ese material poco pueden conseguir.

La recomiendo como película estupenda para poner el volumen al mínimo y echarse una siesta.

Anuncios

Written by Pablo Calzado López

Miércoles, 11 agosto 2010 a 19:18

Publicado en Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: